Home » Visión pedagógica

Visión pedagógica

Diseñada para responder a la necesidad de formar actores comprometidos con su comunidad, con su realidad y con el porvenir de su arte, la Licenciatura en Actuación se crea como un proyecto de formación que contempla al teatro como finalidad y al arte de la personificación como especificidad.

La representación teatral y las artes escénicas que le dan forma, dejan de ser imitación o reproducción mecánica de acciones, parlamentos y ambientaciones para convertirse en creación sólo cuando, desde la interioridad de la persona y en comunión con otras personas, surge, se exterioriza y se expande la actuación irrepetible de cada representación.

La interiorización del personaje es posible si existe en el actor una profunda vida interior; a su vez, la interacción del personaje con sus pares sólo es vivificante cuando se produce a partir de una radical experiencia de trabajo en grupo y de vida comunitaria.

Con fundamento en estas dos premisas: vida interior y experiencia comunitaria, la Licenciatura en Actuación de La Casa del Teatro ha establecido, como idea rectora de su programa de formación en las artes teatrales, la idea pedagógica de construir al sujeto de la teatralidad a partir de la constitución del individuo en persona en el seno de una comunidad creadora e interactuante.

Gracias a esta visión de la pedagogía teatral, La Casa del Teatro se ha convertido en una instancia de irradiación de eficaces metodologías, técnicas y estrategias teatrales a nivel nacional e internacional.

La teoría del teatro, en cuanto conjunto articulado de conocimientos sobre la teatralidad, propuesta orgánica del quehacer teatral y sistema regulado de experimentación, se constituye en teoría viva y eficaz cuando su propio discurso permanece sistemáticamente vinculado al ejercicio cotidiano de la teatralidad y sujeto a la dinámica del aprendizaje crítico e innovador proveniente de la práctica.

Bajo un esquema de interacción permanente, La Casa del Teatro ha diseñado su programa académico contemplando tres grandes líneas maestras del desarrollo del perfil de sus alumnos: La lingüística, la metodológica y la poética.

a) Dimensión lingüística del teatro. Parte de pensar el teatro en el ámbito del lenguaje. Entender el teatro como un lenguaje, es entenderlo como un sistema material de signos autónomos invariable y dinámico, que es una convención creada, autosuficiente y exhaustiva que pretende un ejercicio eficaz de comunicación.

Dentro del ámbito del lenguaje distinguimos tres niveles: lenguaje, lengua y habla, y reconocemos tres dimensiones que funcionan en el ejercicio lingüístico: signo, significado y referente.

b) Dimensión técnica del teatro. La técnica se basa en el criterio y en la capacidad de crear un discurso lógico que es la metodología. La técnica es un desafío creativo, una asignatura de invención propia que sigue un método. En la búsqueda de una técnica recuperamos el valor del “método experimental” que surge  desde la ciencia y reconocemos la experimentación como capacidad para descubrir las variantes y constantes en el trabajo del actor. Tratamos de proporcionar al alumno las herramientas que le permitan  reconocer las constantes de su trabajo para ir construyendo un método.

c) Dimensión poética del teatro. La poesis es la capacidad de crear una visión del mundo,  de la vida.  En este sentido, el actor que aspire a convertirse en artista (más allá del ejercicio técnico o lingüístico) debe aventurarse a plasmar en su creación escénica un sentido de la existencia; lo que implica para el actor la construcción de una estructura de pensamiento.